Dos voces: Fuller y Pavlova

Las historias de estas dos mujeres se hallan ahora juntas en mi biblioteca. Ellas me encontraron en el laundry del edificio donde vivo; allí hay unos estantes donde la gente que se muda de la ciudad deja los libros que ha usado, algunos marcados con lápiz o birome tal vez por estudiantes para mejor memorizar ciertas frases o párrafos ante un próximo exámen.

Desde las tapas las dos me atrajeron con sus semi sonrisas, sus miradas perdidas en la distancia, y sentí curiosidad por conocerlas. Fue en distintas oportunidades pero muy pronto ellas  permanecieron cerca como si necesitaran también conocerse mutuamente. Imposible que lo hicieran en las primeras décadas de 1800 cuando los medios de comunicación eran tan escasos y más aún tratándose de mujeres escritoras las que aunque publicaron libros trascendentes y precursores de los derechos de la mujer, hubo siempre quienes se ocuparon de ocultar y negar tales prodigios.

En largas noches, cuando el sueño se niega a venir y ellas descansan sobre mi mesita de luz, oigo sus voces dialogar animadamente con una fuerza de espíritu como si el tiempo en vez de apaciguarlas les confiriera mayor potencia. Y Margaret Fuller cuenta como allá en Cambridge, Massachusetts, su padre le dió una educación que por aquel entonces sólo los varones recibían,  claro que en casa porque las mujeres aún no eran admitidas en las universidades de los Estados Unidos; que desde pequeña hablaba varios idiomas y memorizaba pasajes de las obras de Plutarco, Virgilio, Ovidio. Y Karolina Pavlova dice que nació en Yaroslavl, un pueblo en Rusia, que también ella tuvo la suerte de tener un padre que la adoraba  y que, como profesor de una universidad, hizo que recibiera una educación esmerada por supuesto que también en casa porque la universidad en Moscú recién se abrió para la mujer en 1876. Y rememora que de joven  su presencia era apreciada en las reuniones literarias de esa ciudad, por sus poemas y sus traducciones de  libros de poesía al alemán.

De inmediato afloran buenos recuerdos, como la publicación del libro de Margaret  en 1845 “Mujeres en el Siglo 19″ cuya edición se agotó en una semana, y el de Karolina “Una doble vida” en 1848 donde, confiesa, el personaje central retrata su vida personal y sus experiencias como mujer escritora intercalando diálogos, poemas y textos. Esta fue toda una revolución literaria por aquella época.

Pero luego de una pausa el tono del diálogo se torna sombrío cuando Pavlova relata cómo sus sueños de ser una poeta reconocida se fueron esfumando debido a críticas adversas y discriminatorias que calificaron su obra como fría, insensible y poco femenina. Incluso sus mejores amigos y colegas opinaban que una mujer poeta era algo monstroso y enfermizo. Y Fuller cuenta que ella no tuvo mejor suerte a pesar de haberse destacado como periodista, ensayista, corresponsal extranjera, crítica de arte, editora, y que tampoco sus mejores amigos podían soportar que una mujer  culta e independiente  se dedicara a actividades que sólo los hombres podían y debían desarrollar.

Sus voces se acallan en el silencio de la noche pero me quedo pensando que han perdurado, y aún perduran, en el alma  y el pensamiento de todas las mujeres que han seguido las rutas trazadas por ellas.


********************************************************************

Cuando las mujeres comenzaron a adoptar una actitud diferente frente a la vida y aumentarons las escritoras influenciadas por los libros de Margaret Fuller, precisamente después de su muerte prematura en 1850,  sus detractores se ocuparon de que su nombre fuera despreciado y olvidado. La mayoría de los hombres de aquella época cuyo perfecto ideal femenino incluía pasividad y sumisión, no toleraban y consideraban insufrible su temperamento. Karolina Pavlova también denigrada por la sociedad que le tocó vivir, se exiló en Dresden, Alemania, donde vivió sola, pobre y olvidada durante cuarenta años hasta su muerte. Hoy es considerada la escritora más importante de la literatura Rusa del siglo 19. Margaret Fuller fallecida en un neufragio cuando regresaba de Italia acompañada por su esposo y pequeño hijo, figura como la principal precursora de los primeros movimientos feministas en los Estados Unidos.

Raquel Partnoy

 

"Karolina Pavlova"

 

 


Anuncios

Un pensamiento en “Dos voces: Fuller y Pavlova

  1. hortensia dice:

    Para este post tambien nos inspiramos en tus palabras. Gracias.
    http://heroinas.blogspot.com/2011/06/margaret-fuller.html?spref=fb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s